Columnistas

 


Columna de Felipe Paredes Paredes


Abstención electoral y el futuro de nuestra democracia.

* Ninguna democracia puede funcionar sin el respaldo de sus ciudadanos. La baja participación produce irremediablemente un problema de legitimidad.



Reformas al sistema político

No es este el mejor lugar para realizar un análisis de política contingente, sin embargo, desde el punto de vista de la oportunidad tremenda para mejorar en el corto plazo nuestra democracia, la opción parece algo torpe. En este sentido, no es exagerado afirmar que por primera vez desde el restablecimiento de la democracia, todo el espectro político está bajo el escrutinio atento de la ciudadanía.



Tomándose en serio la independencia judicial: Chevesich, Cerda y el Senado

Hay en la independencia judicial algo más valioso que el cálculo político circunstancial de sumar un voto más al bando de derecha o de izquierda. Lo que en realidad está en juego, es la existencia de una condición institucional de la democracia que ha demostrado su valor a lo largo de la historia.



Utilidades de las Isapres

Conocida la semana recién pasada el informe acerca de las utilidades obtenidas por la Isapres durante el presente año, la opinión pública ha reaccionado con dureza: conducta inmoral, enriquecimiento ilícito, abuso inaceptable, etc. Sin ánimo de ser generoso con los epítetos, no cabe duda de que esta situación es un “escándalo”, en el sentido más pleno de la palabra. Si no me cree, compruébelo a continuación.



¡Viva la Cordillera de los Andes, muera la cordillera de la costa! (Hidroaysén, lacrimógenas, sistema binominal y otras hierbas)

Las masivas protestas en contra de la aprobación de Hidroaysén, deberían encender una alarma en la clase política que es cada vez percibida con mayor distancia por el ciudadano medio. Es justo que en una democracia, la opinión de la ciudadanía deba ser considerada en la toma de las decisiones políticas. Con mayor razón, cuando ésta se expresa de manera tan contundente como lo ha hecho en estos días.



A 20 años de su asesinato: no dejemos que Guzmán se nos muera

Es de la esencia de la democracia que haya gente que no cree en ella. Desde este punto de vista cumplen una valiosa función, aunque estén dispuestos a silenciarnos la voz, o incluso a justificar nuestro sacrificio en manos de un poderoso leviatán, por causa de la cohesión social o de unos valores que están quién sabe dónde. Puede que suene paradójico, pero el mejor combustible de ésta es el disenso y la confrontación (pero de ideas).



Matrimonio homosexual: ¿qué ganamos con esta discusión?

El debate sobre el matrimonio homosexual que plantea un proyecto de ley recientemente presentado, es una estupenda oportunidad para dejar de lado los prejuicios y discutir el tema con altura de miras. En este sentido, una verdadera democracia sólo es aquella en que la sociedad delibera y decide sobre la base de los mejores argumentos.