Lo último

Dr. Andrés Bordalí analiza propuesta de gobierno judicial de la Corte Suprema

Artículo
espaciado letra+- Atamaño letra+- Imprimir este artículo
Dr. Andrés Bordalí analiza propuesta de gobierno judicial de la Corte Suprema
Artículos Relacionados

*  El decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la U. Austral de Chile fue uno de los académicos consultados por el diario El Mercurio, sobre la división de las funciones jurisdiccionales y administrativas del máximo tribunal.

El mundo académico respalda la iniciativa hecha por la Corte Suprema hace algunos días, respecto de separar las funciones jurisdiccionales y administrativas que ejerce –aunque requiere de una reforma constitucional para llevarse a la práctica- y cree que se va por el camino correcto aun difiriendo sobre la conformación que debiese tener esta instancia: sólo miembros del Poder Judicial o una integración mixta, con personas ajenas a la judicatura.

Al respecto, el diario El Mercurio en su edición de hoy recogió las opiniones de destacados académicos especialistas en el tema, quienes no parecen presentar resistencia a la propuesta del máximo tribunal de justicia en Chile. Tampoco a  la idea de radicar estas últimas en un nuevo órgano.

Uno de los entrevistados fue el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la U. Austral de Chile y profesor de Jurisdicción, Dr. Andrés Bordalí Salamanca.

“La propuesta no es satisfactoria”

Para el Dr. Andrés Bordalí, la propuesta “mejora la situación actual pero no es satisfactoria, porque el órgano que gobierne a la judicatura debe huir de dos extremos”, indicó.

En su opinión, un órgano de este tipo no puede quedar conformado exclusivamente –o en su mayoría- por personas designadas por los poderes políticos, pero tampoco es deseable que sean sólo jueces los que lo administren. Lo primero, porque “politiza la administración de la justicia”, dijo. El segundo caso, porque “presenta el peligro de la conversión de un Poder Judicial completamente autárquico, encerrado en sí mismo y alejado de la realidad social y política del país. En definitiva, un poder sin control democrático”.

A juicio del decano Bordalí, el mejor sistema es la creación  de un órgano constitucional, que se puede llamar Consejo nacional de la Jurisdicción, compuesto por miembros designados por los poderes políticos y otros nombrados por los propios jueces. Pero advierte que estos últimos deben ser mayoría dentro del órgano. El sistema más exitoso al respecto, asegura, es el Consiglio Superiore della Magistratura italiano.

Fuente: El Mercurio.

Artículo